Los errores más comunes de las rutinas de limpieza facial

¡Nos vemos de nuevo chicas!, y es de mi gusto contarles que este post será de gran utilidad para todas, ya que la limpieza facial, es sin duda alguna, una de las rutinas más importantes de nuestro día a día. Sin embargo, muchas veces tendemos a adquirir hábitos de limpieza excesivos o que no favorecen del todo a nuestro tipo de piel.

La limpieza de nuestro rostro, permite que eliminemos de nuestros poros, todos aquellos residuos tóxicos que recogemos durante el día, e incluso las células muertas que se producen mientras dormimos; por eso, limpieza de nuestro cutis, ya sea en la mañana o en la noche, son de obligada realización si queremos lucir una piel fresca, tersa y sobre todo uniforme.

 La limpieza facial te permite oxigenar la piel de tu rostro

Hay innumerables factores en el medio ambiente que sin duda alguna obstruyen nuestros poros, es por eso que la limpieza facial descongestiona nuestro rostro y da paso a la oxigenación del mismo, permitiendo que nuestra piel vuelva a respirar. Si notas tus poros más dilatados de lo normal, puede ser porque estos se encuentran bastante obstruidos.

Si pese a tus constantes rutinas de limpieza facial, tus poros continúan luciendo dilatados, puede que estés haciendo algo mal. ¡Pero tranquila! Aquí te dejamos una lista de esos errores, que aunque parezcan pequeños, pueden afectar por completo los resultados de nuestra limpieza.

  • Limpieza excesiva: Seguro que has oído antes la popular frase de “Todo en exceso es malo”, y sin duda alguna, este tema no se escapa a ese sabio consejo. Abusar del uso de nuestros productos de limpieza puede agredir bastante nuestra piel, es por eso que debes evitar limpiar tu rostro más de dos veces al día.
  • No retirar todo el producto de limpieza: Muchas veces, por realizar nuestra limpieza facial de manera apresurada, no acabamos de quitar los productos de limpieza en su totalidad, seguido a esto, aplicamos nuestras habituales cremas faciales y maquillaje, ¡Fatal! Una obstrucción inminente de nuestros poros, ¡vamos! Invierte tiempo de calidad en tu rostro.
  • Frotar para secar nuestro rostro: Un error muy común cuando terminamos de lavar nuestro cutis, es frotar una toalla en nuestro rostro, ya que aunque parezca exagerado decirlo, realmente maltrata nuestra piel. Lo ideal a la hora de secar tu rostro, es darte suaves toques con tu toalla, ¡créelo! Notaras la diferencia.

Si has descubierto alguno de estos errores en tu rutina de limpieza, te invitamos a poner en marcha estas pequeñas correcciones que te hemos recomendado, ¡recuerda! invierte tiempo de calidad en el cuidado de tu piel, ella lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*